Terras Gauda Albariño

12,50 €
IVA incluido

Vino variedad 70% Albariño, 20% Caiño y 8% Loureiro. El Albariño contribuye a la mezcla con sus aromas frutales y volumen en boca. El Loureiro proporciona buena intensidad aromática floral y el Caíño le ofrece a la mezcla aromas de frutas exóticas, balsámicos y lo más importante, gran estructura y singularidad.

Cata: Vino de gran complejidad aromática y gustativa, los nítidos aromas de melocotón maduro, piña y piel de naranja se funden sobre delicados recuerdos minerales, terrosos y agradables notas de hoja de laurel y menta.

La primera impresión en la boca es la de un vino de gran carácter, pleno, pero a la vez fresco y juvenil, reflejando su poderosa estructura en una apreciable untuosidad y volumen. Resulta cremoso, con toques minerales que, junto a su fresca y suave acidez, nos ofrece un vino placentero, intenso y con un largo final de boca, fiel reflejo de una añada escasa pero de excelente maduración y equilibrio.

Botella de 75cl.

Cantidad

El vino se debe consumir joven. No se recomienda su envejecimiento.

Temperatura de servicio: entre los 10ºC y 12ºC.

Maridaje: Excelsa combinación con mariscos: ostras, almejas y cangrejo. Cocina asiática, carnes blancas y arroces.

Viticultura: El Albariño y Caíño proceden de las parcelas con menor altitud, es decir, con mayor humedad y más cálidas, lo que significa una vendimia más temprana y por lo tanto mayor concentración, menor acidez y más cuerpo en los vinos. Este Albariño es el que se vendimia más temprano, entre el 11 y el 18 de septiembre y el Caíño es la última variedad que se recoge, entre el 21 y el 26 de septiembre. El Loureiro procede de viñedos de mayor altitud y menor humedad, más frescos, lo que provoca una maduración más lenta y proporciona un vivo Loureiro de intensos aromas y suavidad en boca.

Vinificación: Después de una maceración en frío de distinta duración según las variedades, la fermentación tuvo lugar a bajas temperatura en depósitos de acero inoxidable. Tras añadir levaduras naturales extraídas de nuestros propios viñedos, el vino se estabiliza en frío, se filtra y finalmente se embotella.

Subir