Licor de Hierbas y Frutas Mar de Frades

21,50 €
IVA incluido

Licor de hierbas y frutas elaborado siguiendo una fórmula única. Aguardiente de bagazo macerado con hierbas y frutas, entre las que destaca la ciruela de la variedad Mirabel, oriunda de Galicia, que le aporta un aroma y sabor único y peculiar, distinto a todo lo existente en el mercado.

Cata: De color ámbar cobrizo con destellos anaranjados en el ribete, en nariz despliega aromas a frutas maduras en almíbar, hierbas balsámicas y hojas de canela. Untuoso en la entrada de boca, goloso, alcohol bien integrado con las frutas y final especiado.

Vol. alcohol: 35%

Botella de 70cl.

Cantidad

Elaboración: Las uvas de albariño pasan a la prensa, donde se separa el mosto de los hollejos. Estos serán custodiados para que su fermentación se produzca en condiciones asépticas y anaerobias, y evitar así la oxidación de los aromas.

Tras la fermentación de los azúcares de los hollejos comienza la destilación, usando el tradicional alambique gallego, un sistema discontinuo donde se añaden 125 kg. de hollejos y obtenemos aproximadamente 13 litros de destilado, que separamos según calidades en cabezas (más de 50% alcohol), corazones, la parte más aromática del destilado (35%-49% de alcohol) y colas (menos de 34% alcohol). Para la elaboración del licor de hierbas y frutas solo se utiliza los corazones. Una vez seleccionados los diferentes aguardientes se mezclan para llevar a cabo las diferentes maceraciones.

El 50% de la mezcla de aguardientes se destina a la maceración con hierbas aromáticas: Menta Piperita, Azahar, Hierba Luisa, Anís en grano, Cilantro, Manzanilla dulce, Regaliz molido, Menta Poleo, Piel de Naranja, Té negro, Nuez moscada y Canela. Mientras que el 50% restante, se macera con ciruelas; en ellas destaca la variedad Mirabel, oriunda del sur de Galicia, que le aporta aroma y sabor únicos y peculiares.

Durante 4 meses, las maceraciones se mantienen en suave, lento y constante movimiento y, una vez adquirido el aroma y sabor deseado, se separa el aguardiente aromatizado. El azúcar de caña se tuesta lentamente para caramelizarlo, sin apenas agua y evitando siempre que se queme ya que aportaría amargor al licor.

Para terminar, se mezclan los aguardientes aromatizados con el azúcar caramelizado, se añade agua desionizada hasta alcanzar el volumen de 35% y se filtra para su embotellado.

Subir